Los embutidos y salchichas tienen gran popularidad pues son fáciles de preparar y sus combinaciones suelen gustar a los pequeños. Muchos ven en ellos una forma de comer carne o proteínas a menor precio, también son fáciles de encontrar y hay mucha variedad. Sin embargo hay muchas razones para prestar atención si decides comprar salchichas o embutidos e incluirlos en tu menú.

 

¿De dónde provienen los embutidos?

 

Si llevas una alimentación carnívora seguro sueles comprar jamón, salchichas, mortadela, etc. Es común comer embutidos como desayuno o snacks.  Si llevas una alimentación basada en plantas seguro también has probado los sustitutos de salchichas veganas, que suelen contener lentejas, soja, zanahorias, entre otros. En ambos casos recomiendo preguntar siempre: ¿Cuál es la procedencia de dicho alimento?

En el caso de las salchichas y embutidos no veganos  provienen de las carnes o restos que no fueron utilizados en los procesos de producción, se acostumbra  emplear carnes de calidad más baja. Por ejemplo lo que se desecha y no está destinado para la venta se   tritura y con el resultado se componen estos alimentos.

En el caso de embutidos veganos, igual recomiendo tener precaución y evitar aquellos que suelan tener muchos ingredientes, elige los que tengan  mayor cantidad de proteínas y fibras. De hecho, recomiendo este tipo de alimento sólo temporalmente a aquellas personas que estén en proceso de transición y entrañen la textura y  sabor de los embutidos que acostumbraban comer (Y esto solo temporalmente).

 

Las grasas saturadas  y el sodio

 

Como todos los productos de origen animal las salchichas no veganas contienen niveles altos de grasas saturadas, lo cual en grandes porciones resulta nocivo. Las grasas no contienen nutrientes, sean saturadas o no. Sin embargo sí necesitamos comer grasas, solo  que hay que hacerlo en alimentos enteros como el aguacate.

En cuanto al sodio es importante mencionar que ambos tipos de  salchichas o embutidos: de origen vegetal o vegano contienen mucho porcentaje de sodio, lo cual resulta tóxico si se excede la cantidad diaria requerida. El consumo recomendado de sal para un adulto es de seis gramos diarios, cuatro si se trata de un niño. Dos salchichas equivalen a 1,16 gramos de sodio -sean veganas o no- entonces: ¡Cuidado con esto!

 

¿Son cancerígenos los embutidos?

 

La OMS incluyó  a los embutidos como salchichas, algunas hamburguesas, el tocino y embutidos en el  Grupo 1 de sustancias cancerígenas, esto quiere decir que hay altas posibilidades (70%)  de que si consumes con frecuencia este tipo de alimento puedes desarrollar cáncer. Es decir, las salchichas y embutidos son considerados tan nocivo como un cigarrillo. Ten presente esta información cuando decidas alimentar a tus pequeños.  

  

Entonces:  ¿Qué puedes hacer?

 

Yo siempre recomiendo evitar alimentos procesados puesto que exigen mayor trabajo metabólico por parte del cuerpo,  esto con el tiempo trae efectos adversos a tu bienestar. Trata todos los días de reducir el número de alimentos procesados y verás la mejora en tu salud .

Si deseas comer salchichas y embutidos, entonces: ¡Manos a la obra! Recomiendo hacerlas en casa, pueden ser de garbanzos, zanahoria o betabel que les da un color rojizo muy atractivo, quedan ricas de  frijoles o también prueba con lentejas. Agrégale especias y vegetales al gusto.

¿Acostumbras comer embutidos y salchichas? ¿Qué piensas luego de leer el artículo? ¿Seguirás comiendo salchichas?