Aprende a combinar estos tres super alimentos y dale a tu familia la dosis necesaria de proteínas del día.

Los mac and cheese siempre han sido populares entre los niños, esa pasta corta nadando en salsa cremosa de queso amarillo (bastante grasosa) es irresistible para los pequeños porque tiene un sabor suave, textura cremosa y es fácil de masticar.  

En la transición infantil hacia una alimentación vegana, la sustitución de estos platos “favoritos” que generalmente son poco saludables, es una ardua tarea ya que es difícil que los niños acepten probar cosas que no conozcan. Hace poco logré que mi hija menor probara este platillo diciéndole que eran macarrones, por supuesto ella sabe que son versiones pero el hecho de que sea (en apariencia) un plato conocido para ella, hace más fácil que se atreva a probarlo.  Encontré el sustituto de los macarrones en la quinoa, este alimento me ayuda a proporcionar la proteína que necesitan, además tiene una textura bastante apetecible, lo mejor es que ¡le gustó! Así que pasó la prueba. 

¿Ya sabes lo poderosa que es la quinoa?

 

Te cuento que esta semilla -que a veces es confundida con un cereal, porque se prepara de la misma forma- es el único alimento de origen vegetal que tiene todos los aminoácidos esenciales. Tiene una cantidad importante  de potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc. Además de un alto contenido en fibras (15 g por cada 100 g).

En mi casa, preparo quinoa de muchas maneras; dulce y salada. En este caso las guisé estilo Mac and Cheese y las acompañé con unas quesadillas integrales rellenas de aguacate y hummus (también incluyo la receta del hummus en esta entrada). El garbanzo, el ingrediente principal del hummus tiene gran cantidad de proteínas y fibras, además de grasas insaturadas. Aunque no es tan completo como la quinoa, pues siempre debe ir acompañado, esta combinación refuerza su valor nutricional. Y bueno, el aguacate le da mucho sabor y una textura cremosa única.Te dejo la receta a continuación:

Quinoa Mac and cheese

Ingredientes:

 

  • 2 tza. de brócoli
  • ¼ tza. de quinoa sin cocinar
  • ½ tza. de leche de almendra sin endulzar
  • ¼ tza. de levadura nutricional
  • 1 cda. de harina Integral, harina de arroz o de tapioca
  • ½ cdta. mostaza dijon
  • ¼ Ajo en polvo
  • Sal al gusto.

 

Preparación:

– Colocar dos tazas de agua en una olla. Cuando este hirviendo agregar la quinoa, aproximadamente 10 o 15 minutos,  hasta que los granos estén reventados o suaves al tacto. Retirar y separar.

– Agregar  en una olla  la leche de almendras, la  levadura nutricional, la tapioca, mostaza, el polvo de ajo y la sal.

– Mezclar durante 5 minutos o hasta que espese el contenido. Separar.

– Cortar finamente el brocoli.

– En una olla grande agregar dos dedos de agua, colocar un poco de sal y esperar que hierva. Cuando hierva el agua, agregar el brócoli y tapar la olla.

– Retirar luego de cinco minutos.

– Mezclar el brócoli y la quinoa.

– Agregar la salsa de queso vegano de su preferencia.

 

Quesadillas de Aguacate y Hummus 

 

Para el hummus:

-1 ½ tza. de garbanzos

-El jugo de dos limones

-3 cda. de tahini

-1 diente de ajo

-1 cdta. de sal

-Aceite de girasol

-Agua

 

Preparación:

-Colocar los garbanzos, ir agregando poca cantidad  de agua en el procesador o licuadora mientras se mezclan. Ir agregando agua si la consistencia está  espesa, debe ser similar a la de un puré.

– Agregar el Tahini, el ajo, el jugo de limón y la cucharada de sal.

-Licuar hasta que la consistencia sea cremosa y homogénea.

 

Montaje de las quesadillas:

Calentar las tortillas (de preferencia integrales) en un comal o sartén sin aceite. 

-Untar el Hummus y rebanadas de aguacate dentro de la tortilla.

-Servir caliente.

Esta receta te la recomiendo mucho porque son presentaciones sencillas, que los niños están acostumbrado a ver (al menos en México) además  estos sabores juntos son muy placenteros ¿Tienes alguna combinación especial que quieras compartir conmigo por aquí? 

¡Buen provecho!

Abrazom!

Lou