¿Sabías que leer las etiquetas puede ayudarte a comer más saludable?

Una de las preguntas que siempre me hacen en los cursos y talleres es “¿Por dónde empiezo a comer más saludable?” Mi respuesta es siempre la misma: Debes empezar  por leer las etiquetas. Me gusta siempre aclarar dos temas: Uno, la lectura de las tablas nutrimentales donde se indica por porción el número de calorías que se derivan de tres fuentes principales que son las grasas totales, carbohidratos totales y las proteínas. También se indica el contenido de azúcar sodio, en algunos casos vitaminas y minerales presentes en el producto.

 

Por otro lado está  la lectura de los ingredientes que es la parte del etiquetado donde se indica con más detalle los nombres de cada ingrediente, por mi experiencia es mucho más fácil empezar por allí. No te dejes engañar por la portada del producto, muchas veces te va a indicar que es “light” (con mucha azúcar), “bajo en calorías” (todo un dilema,  las calorías depende de dónde provengan), “sin azúcar añadida” (pero escondida con otros nombres), “sin lácteos” (pero no necesariamente apto para veganos pues puede tener huevo) y esto puede ser muy confuso.
Hay muchas recomendaciones que siempre doy, la más importante es que hagas el mercado consciente y no en modo automático como nos ocurre casi siempre cuando terminamos comprando todo lo que estamos acostumbrados a comprar. Nuestro complicado estilo de vida nos hace caer en la tentación de comprar todo lo empaquetado, lo más “listo para comer”, sin notar que  estos son justamente los tipos de alimentos que más nos alejan de llevar una vida saludable.

¿Por dónde debes empezar entonces? Te comparto algunos tips muy sencillos:


1. Haz el mercado con el tiempo suficiente para leer las etiquetas. Esto te llevará más tiempo las primeras veces, ya luego sabrás qué productos comprar y cuáles no ¡Enséñale a tus hijos a hacerlo  también para que puedan ayudarte! Es además de divertido, educativo.

 

 

2. El primer ingrediente en cualquier etiqueta es el que el producto tiene en mayor cantidad, y así aplica para el resto ¡Muy fácil! Recientemente, pedí un late en una conocida cadena de café,  lo pedí con leche de almendras. Me pareció muy raro que el café tuviera un sabor dulce sin haberlo endulzado. Le pedí al barista me mostrara la leche de almendras que usan y cuando leo los ingredientes el primero era ¡Azúcar!

 

 

3. Si hay más de un ingrediente que no puedes pronunciar ¡No lo compres! Tampoco si tiene muchos ingredientes. Te aseguro que no es muy natural.  Sabías que el Gansito Marinela contiene 56 diferentes ingredientes, el primero de ellos es el es azúcar. Dile a tu hijo que le de un vistazo a la lista y si son más de 5 ¡No puede ser un producto muy natural!

 

 

4. Si el empaque dice “sin azúcar”, igual lee la etiqueta. El azúcar se esconde en los productos con más de

50 nombres. Hay un dato que aprendí en un curso: Si el ingrediente termina en “osa” entonces tiene azúcar (fructosa, dextrosa, glucosa, maltosa, sacarosa, sucrosa). Otros nombres también muy comunes del azúcar en los productos: dextrina, jarabe de caña, maltodextrina, melaza, edulcorante de maíz, sólidos de glucosa, concentrado de fruta (como la mayoría de los jugos), caramelo, jarabe de arce, sirope.

 

 

5. Si dice Jarabe de alta fructosa o jarabe de maíz (JMAF) ¡Ni pienses en comprarlo! Es un azúcar muy barata que se crea a partir del maíz, 20% más dulce que el azúcar de mesa, agregada a un sinfín de productos. Altera el metabolismo, se relacionada con cáncer, obesidad, artritis, diabetes y enfermedades cardiovasculares. El cuerpo metaboliza la fructosa de una manera muy diferente a la que metaboliza la glucosa. Toda la carga de la fructosa metabolizada recae sobre el hígado.

 

 

6. Si el producto dice Glutamato monosódico (MSG por sus siglas en inglés) ¡Tampoco lo compres! Es un aditivo que se usa en los alimentos para potenciar el sabor de los alimentos,  sobreexcita las células causando que no puedas comerte “solo una”. Es añadido a miles de alimentos que consumimos. Está vinculado con la obesidad, dolores de cabeza, fatiga, depresión, trastornos de aprendizaje y es sumamente adictivo. Otros nombres: proteína hidrolizada, ajinomoto, ácido glutámico, glutamato monopotásico, glutamato de magnesio, entre otros. Lamentablemente está contenido en muchos snacks y productos que consumen los niños.

 

 

7. Aceites procesados e hidrogenados, como los de semillas (girasol, cártamo, canola, salvado de arroz, semilla de uva y maíz), los de legumbres (soja y maní) y la mayoría de los aceites de frutos secos. Contenidos principalmente en las frituras, con muy altos en Omega 6, están relacionados con la inflamación, oxidación celular, cáncer, promueve las obstrucciones en las arterias, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

 

8. Los conservantes: una de las peores categorías la constituyen los nitratos, utilizado en las carnes procesadas y embutidos para prevenir el crecimiento bacteriano y mantener el color de éstos. Están vinculados con varios tipos de cáncer, incluso existe una alerta sobre estos productos generada por la misma OMS. Igualmente, nocivos son los conservantes BHA y BHT, prohibidos en algunas partes del mundo. También vinculados con enfermedades como el cáncer.

 

 

9. Colorantes y saborizantes artificiales: asociados con la hiperactividad. Adictivo. Simple, nuestro organismo no sabe cómo procesarlos porque NO son ingredientes naturales. Son hechos en las fábricas para que los productos tengan mejor sabor, para que sean económicos y atractivos a la vista. La lista es muy extensa, están vinculados a muchas enfermedades como el cáncer, algunos incluso a lo largo de los años se han ido prohibiendo en varios países.

 

10. Si se te hace muy complicado tener en cuenta tantos temas ¡Compra alimentos NO productos! Céntrate en la parte de las frutas y verduras, allí te ahorrarás el tener que leer las etiquetas, y deja que tus hijos escojan sus favoritos.

 

Danielle Romero 

Integrative Nutrition Health Coach

Fuentes:
El método Food Babe. Vanu Hari. Editorial Edaf.
www.mercola.com
http://www.aditivos-alimentarios.com/p/listado-de-aditivos.html
http://elpoderdelconsumidor.org/

 

 

 

Integrative Nutrition Health Coach