El hacer que nuestros hijos  coman más verduras es toda un reto que enfrentamos las madres en todas partes del mundo. De hecho, la pregunta: ¿Cómo hago que mi hijo coma verduras?  es la más frecuente que me hacen por redes sociales.

Para mi ha sido el origen de mis búsquedas, mis hijas no nacieron veganas y me costó muchísimo hacer que coman verde, de hecho aún sigo inventando nuevas recetas más deliciosas y nutritivas. Hoy aprovecho esta entrada para contarte mis cinco recomendaciones infalibles que te aseguro preparan al pequeño para que comience a aceptar las verduras en sus platillos. Este tema lo desarrollo en mi primer ebook “El arte de disfrazar verduras” donde comparto información acerca de la incorporación paulatina de verduras en la alimentación infantil.

¿Debo disfrazar las verduras?

Cuando digo “disfrazar verduras” me refiero a esta acción de ir  introduciendo estos sabores poco a poco, utilizando trucos y recursos para acostumbrar al paladar de los pequeños a cambiar. De hecho en el ebook te cuento las formas de disfrazarlas en 30 recetas variadas. 

Aunque es importante que el pequeño sepa lo que está comiendo yo recomiendo ir introduciendo los sabores en sus recetas habituales sin caer en polémicas o anunciarlos antes de comer. Prepara sus platillos de siempre añadiendo verduras y frutas. De esta forma estarás educando su paladar. 

5 tips infalibles que utilizó para introducir verduras en el menú: 

 

Te cuento mis recomendaciones personales , las que empleo en casa con mis niñas y resultaron exitosas:

1- Haz tus propios jugos de verduras. Esta es la manera más inmediata de tener los nutrientes de las verduras disponibles, pero no a todos los niños les gusta  jugo de verduras, por lo que al principio recomiendo añadir una o dos frutas para endulzar el jugo naturalmente.

2 – Involucrar a los niños en la cocina. Difícilmente un niño no va a comerse algo que él o ella  han preparado ,así que si puedes: ¡Ponles un delantal de chef, lava sus  manos y a la obra! Ten en cuenta darles tareas adecuadas a su edad. A los más pequeños les encanta amasar y hacer muchas cosas con las manos, conforme van creciendo se les pueden poner tareas con más dificultad como pelar las verduras, decorar los platillos, rallar, pelar o cortar frutas y verduras, etc.

3 – Mezclar las verduras  con sabores que tus niños suelen disfrutar. Si desde muy temprana edad tus hijos ya están habituados a comer frutas y verduras, no tendrás que esconderlas. No es mi caso, ni el de muchas mamás, por ello recomiendo que se enfoquen en incorporar las verduras en las mezclas de recetas que permitan integrarlas con facilidad. Para este fin son perfectas las crepes, pancakes, sandwiches y  pastas.

4 – Educa a tu niño siempre con el ejemplo. Los seres humanos hacemos lo que vemos no lo que nos dicen que hagamos, funcionamos por imitación más que por imposición, las probabilidades de que un niño coma verduras son más altas si te ve a ti haciéndolo y mucho más rápido si te observa hacerlo con placidez. Por eso intenta preparar platillos que a ti también te gusten, no solo pensando en tu hijo si también en ti.

5 – Acompañar el momento de la alimentación con información sobre lo que están comiendo. Para algunos niños funciona el explicarles qué están comiendo y cómo afecta a su organismo cada componente del alimento mientras lo comen. Por ejemplo: puedes  decirle que la Zanahoria tiene mucha vitamina A y que su consumo le ayudará a ver mejor. También, que el limón tiene vitamina C que le protege contra la gripe, estos datos producen curiosidad y ganan la atención del pequeño.

Estos tips te ayudarán en el largo camino hacia una alimentación infantil óptima. A mi me apasiona el tema y siempre estoy compartiendo contenido a través de mis redes sociales y mi blog. No dejes de entrar si estas interesada en el tema. Espero te sea de mucha utilidad este artículo ¡No dudes en comentar!

¡Abrazom!